Conoce los Derechos de la Propiedad Intelectual

Promueve tu negocio con OPSA

Conoce los Derechos de la Propiedad Intelectual

Generalmente, los activos de una empresa se dividen en dos categorías: activos físicos, incluidos los edificios, la maquinaria, los activos financieros y la infraestructura, y, activos intangibles, que van desde el capital humano y los conocimientos técnicos hasta las ideas, las marcas, los dibujos y modelos, y otros frutos intangibles de la capacidad creadora e innovadora de la empresa.

Tradicionalmente, los activos físicos han constituido la parte más importante del valor de la empresa, y se les ha considerado como el factor principal a la hora de determinar la competitividad de la empresa en el mercado.

Pero en los últimos años, la situación ha variado de manera significativa, ahora, las empresas son conscientes de que a menudo los activos intangibles pasan a ser más valiosos que los activos físicos.

Cada vez son más las empresas en todo el mundo que sustituyen grandes fábricas por potentes programas informáticos e ideas innovadoras como principal fuente de ingresos.

Los derechos de propiedad intelectual pueden adquirirse en relación con las categorías siguientes de activos intangibles:

  • Productos y procedimientos innovadores (por medio de patentes y modelos de utilidad)
  • Obras culturales, artísticas y literarias, entre las que también figuran, en la mayoría de los países, los programas informáticos y las bases de datos (por medio de la protección por derecho de autor y derechos conexos)
  • Dibujos y modelos innovadores, incluidos los dibujos y modelos textiles (por medio de los derechos de dibujos o modelos industriales)
  • Signos distintivos (principalmente, mediante la protección de marcas, incluidas las marcas colectivas y de certificación, pero también en algunos casos por medio de las indicaciones geográficas; véase más adelante)
  • Microchips (por medio de la protección de esquemas de trazado o topografías de circuitos integrados)
  • Secretos comerciales (mediante la protección de información no divulgada de valor comercial)

Las empresas que aseguran jurídicamente su propiedad intelectual son más competitivas, obtienen mejores resultados y están más protegidos de futuros plagios de ideas; deben proteger sus activos intangibles mediante la adquisición y mantenimientos ordenados por la ley.

Por favor acceder para comentar.